Protégete y Disfruta

15/05/2015 - Leticia | Farmacia Blanco Vicente
Protégete y Disfruta

El Sol es imprescindible para la vida y nos proporciona múltiples efectos fisiológicos  beneficiosos, como favorecer la síntesis de la vitamina D, acelerar la recuperación de algunas dermatosis y mejorar nuestro estado de ánimo. Sin embargo, la exposición excesiva al Sol y el no mantener unas medidas preventivas adecuadas, puede hacer que resulte peligroso

Las radiaciones más peligrosas son las UVA ya  que son las responsables del envejecimiento de la piel y del melanoma. Las UVB provocan eritema en la piel y las UVC son absorbidas por la capa de Ozono y no llegan a la Tierra.

A continuación compartimos una serie de recomendaciones básicas para evitar problemas como quemaduras dolorosas, manchas indeseables y futuras patologías a causa de las radiaciones solares, sin tener que renunciar a nuestras actividades favoritas en el verano, como ir a la playa, a la piscina opasar el día en la montaña.

La intensidad de radiación solar es máxima entre las 12 y las  16 h y se debería evitar la exposicion al sol entre esas horas. El riesgo de quemaduras se incrementa con la altura: Cada 300 m de altitud supone un 4% más de riesgo  de eritema, de manera que si vamos a pasar uno o varios días en la montaña debemos protegernos con gorras, ropa de color claro, ya que los colores oscuros absorben más las radiacion, y por supuesto aplicarnos en todas las zonas de nuestro cuerpo adecuado sensibles a la radiación un buen fotoprotector solar adecuado a nuestro fototipo de piel.

Fototipos de piel

El  fototipo de piel,  nos indica  la capacidad  cutánea  personal de resistencia a la radiación  y  suele acompañarse de unos rasgos  físicos que ayudan a descubrirla, siendo así,  dependerá de cada fototipo de piel que las radiaciones nos afecten con mayor o menos intensidad,  conocer nuestro fototipo de piel nos ayudara a tomar medidas preventivas y elegir un protector solar adecuado. Hay 6 fototipos de piel, correspondiendo el nº 1 a individuos de piel muy clara y el nº 6 a individuos de raza negra, el nº 0 corresponde a personas albinas. Consulta a tu dermatólogo o farmacéutico especializado cual es el protector solar más indicado para tu fototipo de piel.

Protectores solares:

Para evitar los efectos adversos del sol se han desarrollado los protectores solares o fotoprotectores. Los protectores solares incluyen en su composición filtros solares que, de forma tópica previenen los daños ocasionados por las radiaciones UVA, UVB  e infrarrojos, al tiempo que permiten una exposición prolongada y sin riesgo. Los productos solares que llevan filtros físicos se denominan “ecran”  (pantalla total)  y se utilizan para evitar tanto eritema como bronceado. 


Según tipo de filtro:

Físicos: Actúan como pantalla, reflejan la luz y controlan las radiaciones UV e IR.
Químicos: Actúan por absorción de la radiación UV, captan energía y la transforman en otra de longitud inocua para la piel.
Órgano-minerales: Filtros químicos insolubles que actúan por absorción y reflexión. Tienen un elevado poder de filtración UVA.     
Biológico: Son antioxidantes que potencian el sistema inmunitario cutáneo evitando la formación de radicales libres. 

Además de protegernos la piel, también nos protegeremos los ojos, los labios y el cabello ya que son sensibles tanto al calor como al frio. Cada persona debe conocer su especial sensibilidad a la exposición solar y saber el tiempo que se puede exponer al sol sin riesgo de sufrir quemaduras.
Aunque los fotoprotectores indiquen que son resistentes al agua se aconseja repetir la aplicación después de un baño prolongado (más de 20 minutos).

El término “pantalla total” que llevan algunos fotoprotectores  se refiere a que protegen frente a los rayos UVA,  UVB, UVC, e IR independientemente de FPS que tenga frente a cada una de esas radiaciones por lo que es un  término que induce a confusión. 
El factor de protección solar (FPS), indica el nº de veces que el fotoprotector aumenta la capacidad de defensa natural de la piel frente al eritema o enrojecimieno previo a la quemadura, por lo que nos está dando información sobre la protección frente UVB.

Elección  del producto adecuado:

Para elegir un fotoprotector hay que tener en cuenta una serie de factores, como a quien va dirigido (si se trata de niños, adultos), el fototipo de piel, la zona de aplicación (cuerpo, cara),  el tipo de piel (normal, seca, grasa o con tendencia acneica), y el índice UV.

Consejos de utilización:   

Utilizar el protector solar adecuado para cada tipo de piel o zona del cuerpo ya sea spray, crema, leche, gel…etc.  Fototipo, edad y  circunstancias  de exposición. 
Aplicar suficiente fotoprotector de manera  uniforme, con la piel seca, media hora antes de la exposición al sol y renovar cada dos horas.  
Emplear una fotoproteccion más alta en las primeras exposiciones al sol.
Extremar las precauciones en las partes más sensibles al sol: cara, cuello, calva, hombros, escote, orejas, manos y empeines. La protección de labios y cabello  debe hacerse con productos específicos.   
No utilizar protectores solares abiertos desde el año anterior.

Un saludo, esperamos que sean de utilidad estos consejos y no dudes en contactar por mail si tienes alguna consulta.