¿Por qué quita el dolor la Aspirina?

22/10/2015 - Fernando Blanco
¿Por qué quita el dolor la Aspirina?

Aspirina es el nombre comercial con el que la empresa Bayer denominó al medicamento Ácido Acetil Salicílico que empezó a comercializar en el año 1899, hace más de un siglo, por sus propiedades analgésicas (disminución de la sensación de dolor) y antipiréticas (disminución de la fiebre). El ácido acetilsalicílico actúa reduciendo el dolor y la fiebre y está indicado en el alivio sintomático de los dolores ocasionales leves o moderados, como dolores de cabeza, dentales, menstruales, musculares (contracturas) o de espalda (lumbalgia). Estados febriles. Otros medicamentos comercializados que como la Aspirina contienen ácido acetil salicílico son: A.A.S (Sanofi), Actrón (Bayer), Adiro (Bayer) o Bioplak (Ern), y por supuesto las formulaciones de ácido acetil salicílico de los laboratorios de Especialidades Farmacéuticas Genércias (EFG).

En el presente artículo tomamos como referencia la Aspirina para explicar el modo de actuación del ácido acetil salicílico ya que se trata de un referente universal dentro del ámbito farmacéutico.

¿Qué es el Ácido Acetil Salicílico?

El ácido acetil salicílico, principio activo de la Aspirina, es un fármaco de la familia de los salicilatos, es decir derivados del ácido salicílico. Esta familia de fármacos recibe su nombre del término Salix que es como se conoce en latín a la planta de la cual proceden, ya que fueron aislados originariamente de la corteza del Sauce (Salix Alba).  De hecho, la corteza de Sauce ya era conocida en la antigüedad por sus propiedades medicinales, y tanto los antiguos egipcios, como chinos y sumerios utilizaban extractos de las hojas y cortezas de sauce para aliviar dolores y fiebre, más de 1000 años antes de Jesucristo, y más de 20 siglos antes de que se empezara a comercializar por Bayer.

“La corteza de sauce ya era conocida hace miles de años por sus propiedades medicinales.”

Desde el punto de vista químico se trata de una molécula muy sencilla. Normalmente se formula en forma de comprimidos u otras preparaciones para ser administradas por vía oral (por la boca) como puede ser sobres granulados o bien comprimidos efervescentes.

¿Por qué tarda en actuar la aspirina?

Los medicamentos administrados por vía oral, una vez nos los tomamos tardan un tiempo en realizar su efecto, ya que para empezar a desarrollar su acción farmacológica deben llegar a la sangre. Para que esto suceda deben pasar desde el aparato digestivo, por donde los hemos introducido, al torrente sanguíneo en un proceso que se llama absorción. La absorción puede producirse tanto en la boca vía sublingual (debajo de la lengua), en el estómago, o bien en el intestino delgado o grueso. En el caso del ácido acetil salicílico, la absorción se produce en el intestino, última parte del tracto digestivo, y tiene lo que se considera una absorción lenta, y por tanto tarda un poco en actuar. Normalmente es entre 1 y 2h desde que nos hemos tomado una pastilla de aspirina, cuando la mayor cantidad de ácido acetil salicílico llega a la sangre, y empieza a ejercer su efecto.

“La aspirina puede tardar entre 1 y 2h a ejercer su acción analgésica”

Un ejemplo característico de medicamentos de absorción rápida por vía oral son los fármacos que se absorben debajo de la lengua y que tienen un efecto casi inmediato (1-2 min) como es el caso de los comprimidos de Nitroglicerina utilizados en Urgencias para tratar los infartos. Es importante aclarar que la velocidad de absorción sea más o menos rápida no es mejor ni peor, y cada fármaco se formula en la forma más apropiada para ejercer el mayor efecto beneficioso en nuestro organismo. En el caso de la Nitroglicerina para trata una emergencia por infarto, obviamente. su efecto debe ser inmediato y por tanto se recurre a vía oral sublingual o inyectada directamente por vía intravenosa.

¿Cómo quita la aspirina el dolor cabeza?

El organismo es un universo muy complejo donde existen millones de elementos y procesos interactuando de manera simultánea que como resultado reflejan un funcionamiento global. Por identificarlo con algún modelo visual más sencillo de asimilar podríamos considerarlo una gran ciudad en la que existen centros de producción (fábricas), vías de interconexión (calles), unidades de transporte (vehículos), unidades de trabajo (oficinas), unidades de vida con diferentes funciones (personas). Dentro de esa gran ciudad, como puede ser Madrid, Barcelona o Valencia, las cosas diariamente funcionan con una cierta normalidad pero en ocasiones se producen alteraciones del orden habitual como puede ser un accidente, un atasco, o por ejemplo un incendio en un edificio producido por un defecto en la red eléctrica que dispara las alarmas de la zona de alrededor haciendo un ruido ensordecedor. Cuando una situación así se produce en la ciudad hay que intervenir a tres niveles, que de menor a mayor gravedad son: 1. Detener las alarmas, para que dejen de molestar, 2. Apagar el fuego y 3. Buscar y reparar el fallo en la red para que no se vuelva a producir. En nuestro organismo el dolor es una “Señal de Alarma” que nos informa de que algo no marcha bien y es necesario intervenir. En principio no es una enfermedad en sí mismo, es un síntoma que alerta de una enfermedad, que hay que detectar y tratar. Sin embargo el dolor, al igual que las alarmas en la ciudad, una vez cumplida su señal de alerta, es necesario detenerlo o atenuarlo para que deje de “molestar” y nos permita seguir con nuestro día a día.

La Aspirina pertenece a la familia de fármacos conocida como Antiinflamatorios No Esteroideos (AINES) y que actúan sobre los mediadores del dolor. La acción de la Aspirina en nuestro organismo consiste en el bloqueo de la secuencia que desemboca en la señal de alarma del dolor. Su efecto no es “curar” o “reparar” la enfermedad, patología o alteración que está produciendo ese dolor, si no bloquear el proceso que desemboca en el dolor. Volviendo al símil de la ciudad y el incendio, el efecto de la aspirina no sería apagar el fuego, si no intervenir en la secuencia de la empresa de seguridad responsable de las alarmas, para que dichas alarmas se detengan. Esto es lo que se suele describir en los prospectos de medicamentos, como hemos indicado anteriormente, como “alivio sintomático”.

“La aspirina es un agente que actúa bloqueando la cadena de procesos que se producen en el organismo para generar dolor”

Es importante aclarar que el dolor no siempre es considerado únicamente un síntoma. Con mucha frecuencia, hay personas que padecen dolor en ausencia de daño o enfermedad relevante: lumbalgia, fibromialgia, migraña. Como si en nuestra ciudad se dispararan constantemente las alarmas de forma molesta en ausencia de fuego. El dolor deja de ser un síntoma de que se está produciendo una alteración que lo origina, penalizando la vida normal del individuo. En estos casos, muchos expertos que consideran el dolor como una enfermedad crónica en sí misma, que debe ser tratada de forma adecuada.

“El dolor sin enfermedad, es una enfermedad”

¿Qué otros efectos produce la Aspirina?

El efecto de cualquier medicamento en el organismo generalmente no es único, si no que interactúa a distintos niveles o produciendo distintas acciones o efectos que son en muchos casos beneficiosos y aplicados de forma terapéutica, pero también pueden ser perjudiciales. Estos últimos son los que se conocen como reacciones adversas, o efectos secundarios no deseados.

Una de las aplicaciones terapéuticas más destacadas del ácido acetil salicílico y que supuso un nuevo impulso en la utilización de la aspirina es su acción como antiagregante plaquetario, es decir evita la coagulación y por tanto está indicado en el tratamiento de ataques isquémicos (formación de trombos).

Sin embargo, como cualquier medicamento, la aspirina también posee reacciones adversas aunque nbo todas las personas lo sufran. Entre las más frecuentes son las de localización gastrointestinal: Molestias gastrointestinales, úlceras y hemorragias internas. Debido a su acción antiplaquetaria su uso está desaconsejado en personas con alteraciones de la coagulación o hipertensas y presentan múltiples interacciones con otros medicamentos.

Una relación más detallada de estos efectos y limitaciones puede encontrarse en el prospecto de cada medicamento, que como farmacéuticos recomendamos leer con detenimiento antes de la administración de cualquier fármaco. [Prospecto Aspirina]

Un saludo, espero que sean de utilidad estos artículos, no dudes en contactar con nosotros si tienes alguna consulta.