Mamá, Tienes que Comer

22/09/2015 - Marta Muñoz
Mamá, Tienes que Comer

En cuantas cocinas o comedores de cuantas casas escuchamos a diario esta frase "Mamá, tienes que comer", o frases similares, "Padre, beba más agua" ... o María, no se deje la comida.

Es frecuente que los mayores sufran algún tipo de rechazo hacia determinados alimentos o que efectúen a lo largo del día ingestas que no alcanzen en calorías y nutrientes lo deseado para su complexión y su edad. Las causas de esta inapetencia son variadas y es muy importante que las personas que están al cuidado y comparten con ellos el día a día estén atentos a los cambios en los hábitos alimenticios para que no se incurra en situaciones de carencia, intentando minimizar los efectos secundarios que provoca una mala alimentación.

Causas de déficit de alimentación en mayores

Las estadísticas muestran que los alimentos que se empiezan antes a abandonar por personas de avanzada edad son las proteínas de origen animal, carne y pescado. Las causas son variadas, pero de forma general podemos hablar de:

- Problemas en la dentición: falta de piezas dentales, o desajustes en las prótesis dentales que complican el masticado, a veces doloroso de alimentos como la carne que puede resultar más duro.
- Modificación de hábitos de vida: la persona es mayor puede tener problemas para cocinar y optar por alimentos menos saludables que  no requieren manipulación, o la exclusión de algunos de ellos.
- Factores económicos: los problemas económicos actuales, y más en personas que ya no trabajan tiene como consecuencia que dejan de comprar alimentos que pueden resultar mas caros.
- Costumbres sociales asociadas a su época: no podemos pretender que consuman según que pescados o carnes si no han tenido costumbre de consumirlo anteriormente.
- Pérdida de apetito asociado a enfermedades o estádos de ánimo bajos 
- Problemas digestivos o disfagias que dificultan tambien la toma de algunos alimentos

Todo estos factores sumados a que suele tratarse de pacientes polimedicados y que pueden tener asociada alguna dieta terapeutica (por ejemplo hiposódica si padecen hipertensión, dieta turmix si hay problemas digestivos) dificulta enormemente que se alcanzen las ingestas diarias recomendadas de nutrientes para este grupo de edad. 

Factores determinantes para correcta alimentación

A continuación enumeramos una serie de puntos relevantes que deben tener en consideración tanto familiares o cuidadores de personas en riesgo de déficit nutricional, asumiendo que hablamos siempre del ámbito doméstico:

- Vigilar la variedad y cantidad de comida en cada ingesta, los platos deben aportar color para que sean más apetecibles y muchas veces es mejor recurrir al plato único para que esté incorporada ya la proteína.
- Hacerles partícipes en la medida de lo posible de lo que van a comer, para que ellos visualicen el acto de comer como un placer que pueden disfrutar.
- Elaborar preparaciones fáciles de digerir y de masticar: por ejemplo la carne en forma de albóndigas o los guisados de carne o pescado son más aceptados por esta población.
- Vigilar enormemente la hidratación, al hacernos mayores perdemos progresivamente la sensación de sed y necesidad de beber, de hecho muchas personas se hacen reacias a beber agua. Para evitar la deshidratación podemos utilizar caldos o infusiones más apetitosas para completar el agua recomendada a lo largo del día.
- El huevo es un buen recurso para aportar proteína ya que esta es de altísima calidad y aunque siempre se vincula al riesgo de incrementar los niveles de colesterol, este argumento no es del todo cierto, primando en este caso los beneficios por su aporte proteico. Podemos ofrecer hasta 3/4 huevos a la semana, la presentación en forma de tortilla o huevos rellenos siempre es una buena opcíon muy bien aceptada por este colectivo.
- Acompañarlos a la hora de comer y conversar con ellos, los hará más felices y a nosotros.

Complementos alimenticios para casos especiales

Si bien estas pautas de ámbito general son aplicables a la mayoría de personas con una leve disminución de alimentación, es importante considerar en casos más severos la coneveniencia de incorporar en su dieta preparados alimenticios que completen la ingesta recomendada de nutrientes. Desde Farmacia Blanco Vicente recomendamos 2 lineas de alimentación para mayores Kabi y Meritene  

Concretamente Kabi es un marca especializada en alimentación para mayores de la que nos gustaría destacar tres productos:

- Kabi proteína que aportará proteína de suero lácteo para ayudar a conservar la masa muscular. La presentación es en polvo, se disuelve fácilmente en cualquier producto líquido o semisólido y no tiene sabor.
- Kabi Control sabor chocolate que aportará también vitaminas y minerales y contribuye a mantener unos niveles de glucosa óptimos
- Kabi Complet para aquellos pacientes que comen muy poquito por enfermedad, es sabor vainilla y aporta 420 Kcal/100 gramos.

Desde Farmacia Blanco Vicente queremos enviar un mensaje optimista de reconocimiento a nuestros mayores, merecen elevar su calidad de vida al máximo, y somos nosotros los que tenemos que devolver los cuidados que ellos nos han brindado durante toda su vida.

 

(Nota: Más información sobre complementos nutricionales Kabi en http://www.kabi.es/)