El reto de dejar de fumar

24/08/2015 - Marta Muñoz
El reto de dejar de fumar

El tabaco es perjudicial para la salud, esto es algo que hoy en día todos sabemos porque las consecuencias negativas que produce el consumo de tabaco han quedado sobradamente demostradas. Sin embargo, aun siendo conscientes de sus desventajas, el hábito del tabaco sigue estando ampliamente extendido entre nosotros, y sigue siendo muy difícil abandonarlo para muchas personas. El motivo fundamental es el componente adictivo de las sustancias químicas presentes en el tabaco, pero también existen otro tipo de barreras psicológicas derivadas de la asociación del acto de fumar a distintos momentos, actividades o costumbres sociales de nuestro día a día. Dedicamos este post a aquellas personas que han tomado la firme decisión de dejar de fumar convencidos del efecto beneficioso que va a producir este hecho en la mejora de su salud.

Tabaco: Toxicidad y Adicción

Para entender bien las graves consecuencias del tabaquismo, y tomar consciencia de la necesidad real de abandonar este hábito es importante saber qué tipo de sustancias están presentes el tabaco y estamos introduciendo en nuestro cuerpo con cada inhalación.

El humo procedente de la combustión del tabaco (cigarrillos, puros, pipas) está compuesto por alrededor de 4000 sustancias diferentes, de las cuales 69 son altamente tóxicas y cancerígenas. De todas ellas las más destacables y que ejercen un efecto más potente en nuestro organismo son: la nicotina, el Monóxido de Carbono, Sustancias Irritantes y Agentes cancerígenos.

¿Qué papel juega la nicotina en la adicción al tabaco?

La nicotina es el componente fundamental del tabaco que genera adicción, es decir, que nos incita a repetir la acción de fumar y necesitar otro cigarro. Al inhalar el humo de un cigarro, la nicotina se absorbe rápidamente por las mucosas tanto de la boca como de los pulmones, alcanzando el cerebro en apenas 7 segundos donde produce un efecto placentero que gratifica al fumador. Este es el motivo por el cual el abandono del tabaco, la ausencia de nicotina produce síndrome de abstinencia.

La nicotina es la responsable de la adicción y el mantenimiento del hábito tabáquico.

Otros efectos adversos que produce la nicotina son: incremento de la tensión arterial, aumento de la frecuencia cardiaco e incremento de los niveles de azúcar todos ellos perjudiciales. Sin embargo, la nicotina por sí sola no posee propiedades cancerígenas, y no es responsable directo del desarrollo de cáncer en fumadores. El efecto negativo de la nicotina  consiste en inducirnos al consumo repetido de cigarros, de manera que se produce la entrada en nuestro cuerpo del resto de sustancias tóxicas mencionadas, y entre ellas los agentes cancerígenos. 

Aprovechando esta circunstancia, una gran mayoría de tratamientos antitabaco van encaminados a la utilización de productos que contienen exclusivamente nicotina (parches, goma de mascar, inhaladores, aerosoles o caramelos) de manera que su consumo pueda suplir en el paciente la necesidad de nicotina presente en un cigarrillo, pero evitando el contacto del organismo con las sustancias realmente perjudiciales. De esta manera, desde el primer momento se bloquea la exposición del paciente a las sustancias nocivas, mientras que se trabaja progresivamente en solucionar la dependencia psicológica mediante la sustitución y reducción paulatina de los niveles de nicotina. 

Los productos sustitutivos de nicotina son utilizados en diferentes dosis en función de las necesidades del paciente. Los más usuales son los chicles con distinta dosificación de nicotina.

El ritmo para dejar de fumar es un compromiso individual. Puede ser de golpe sustituyendo cada cigarrillo por un producto sustitutivo,  o gradual, intercalando cigarrillos con chicles, aumentando progresivamente el número de chicles en detrimento del número cigarrillos.

Los chicles de nicotina no se mastican como los chicles normales, se mastican hasta que salga el sabor característico dejándolos alojados en un lateral de la boca, repitiendo el masticado hasta la pérdida total del sabor que los caracteriza. 

No estás solo si decides dejar de fumar

Como Farmacéuticos recomendamos el uso de los tratamientos sustitutivos de nicotina para la deshabituación tabáquica pero siempre bajo la supervisión adecuada médica o farmacéutica. Dejar de fumar es un proceso complicado pero posible, y es importante que las personas que deciden dar el paso se sientan arropadas y encuentren en nosotros como profesionales de la salud, todo el apoyo y colaboración para acompañarles en este proceso.

10 claves para afrontar el abandono del tabaco

Si has tomado la decisión firme de dejar de fumar es importante tener en cuenta las siguientes consideraciones.

1- No te pongas excusas !! No tienes que esperar a acabar las vacaciones o a que pase una determinada fecha o evento que tienes. Cualquier día es bueno para empezar a dejar de fumar. Es esencial comprometerse con uno mismo estableciendo una fecha punto de partida y ser constante en todo el proceso, recurriendo a la ayuda y consejo  profesional en los momentos más delicados.

2- Comunica tu decisión. Las personas con las que realmente convives a diario  deben apoyarte en lo que necesites. Sin embargo no es necesario que lo cuentes a todo el mundo (amigos, compañeros de trabajo) ya que te puedes sentir presionado y llegar a creer que no lo vas a conseguir. Elige a la gente en la que confías.

3- Reflexiona diariamente sobre todos los efectos nocivos que conlleva el tabaco, los conoces de sobra, no vas a ignorarlos por más tiempo.

4- Refuerza el pensamiento positivo. Párate a pensar en todos los efectos positivos que vas a obtener al dejar de fumar. No creas que esos efectos son a largo plazo, lo vas a notar de inmediato, la presión sanguínea y los niveles de oxígeno en sangre se regulan a los 20 minutos de dejar de fumar. A medio y largo plazo las posibilidades de padecer un cáncer de pulmón se reducen un 50%. La fuerza de voluntad es fundamental en estos casos, es básico mantener una mentalidad positiva frente a la deshabituación tabáquica y que la decisión sea meditada, pero también es relevante que los motivos para realizarlo sean de peso suficiente, indistintamente si se trata de razones económicas, de salud o estéticas. 

5- Cambia las rutinas. Si asocias una determinada actividad con el hábito de fumar, cambia ese acto. Por ejemplo si fumas un cigarro justo cuando tomas café cambia a otra bebida, o prueba a tomarlo de pie en lugar de sentado, a tomarlo en otro sitio o a tomarlo en otro momento.

6- No importa que los demás fumen, tú ya no fumas, de forma educada pide que no fumen delante de ti o evita ese momento levantándote de la mesa o dando un pequeño paseo.

7- Haz algo más de ejercicio, liberarás “endorfinas”, la hormona de la felicidad. 

8- Si has decidido de dejar de fumar recomendamos durante un periodo de tiempo reducir igualmente el consumo de bebidas alcohólicas y estimulantes que contengan cafeína, teína o ginseng, para prevenir recaídas, a la vez que aumentar el consumo de agua y zumos con alto poder antioxidante.

9- Durante el proceso de abandono del tabaco  es muy frecuente que se produzca un efecto rebote de aumento de ingesta de alimentos como mecanismo natural para  combatir la ansiedad. De esta forma la combinación del programa de deshabituación con un asesoramiento nutricional específico para evitar la ganancia de peso es muy recomendable. La sensación de mejora por la reducción de niveles de nicotina, unida a una percepción real de mantenimiento y mejora de tono físico genera un efecto muy positivo, supone un refuerzo de la autoestima y mantiene elevado el nivel de motivación para progresar en el proceso. 

10- Cuenta con apoyo profesional especializado. En importante insistir que no estás solo en esto. Al igual que para otras acciones de mejora de salud como la pérdida de peso con seguimiento profesional, existen programas de deshabituación tabáquica en los que en colaboración con profesionales sanitarios especializados como médicos y farmacéuticos, se facilita el proceso, convirtiéndolo en un proyecto de equipo que ayuda a mantener el nivel de motivación y sobrellevar

Es importante ser conscientes de que es un periodo complejo, donde son habituales los cambias en el estado de ánimo, así como un descenso de la líbido, que deben ser asumidos con normalidad. En el caso de tener problemas para la conciliación del sueño se puede recurrir al uso de algún tipo de tranquilizante bien de origen natural como hierbas e infusiones (valeriana, melisa, passiflora), homeopático (diluciones de tabacum), o farmacológico (antihistamínicos) pero siempre bajo consejo profesional. Concédete el tiempo necesario para llevarlo a cabo y con ayuda apropiada estamos seguros de que sacarás adelante el reto de dejar de fumar.

Un saludo, espero que sean de utilidad estos consejos y no dudes en contactar por mail si tienes alguna consulta.