Diabetes

22/12/2014 - Pedro Martínez | Farmacéutico
Diabetes

La diabetes es una enfermedad crónica que se caracteriza por una acumulación elevada de azúcar en sangre debido a que el organismo no es capaz de regular el metabolismo de la glucosa. La causa fundamental de la diabetes es la alteración de la función de la insulina, bien por una bajada de la producción o bien por el desarrollo de resistencia a la misma.

Existen distintos tipos de diabetes como son la tipo 1 que cursa con déficit absoluto de insulina, la tipo 2 que suele ser la que afecta a la mayoría de la población hablando de casi un 90%, donde hay un defecto progresivo de la secreción de insulina significando esto que el páncreas no es capaz de suministrar al cuerpo los niveles adecuados de insulina para mantener la glucosa equilibrada en sangre y la gestacional producida durante el embarazo.

La diabetes se considera como una de las principales patologías de la población, de hecho está considerada como un enfermedad grave. Los principales síntomas se conocen como la regla de las 3Ps, que son poliuirapolidipsia y polifagia, es decir, aumento de la eliminación de orina, aumento de la sed y de la necesidad de comer.

Cuando la diabetes está mal controlada puede llevar problemas más severos como son ceguera, enfermedades cardiovasculares, impotencia, pie diabético.

Los pacientes diabéticos deben realizar un seguimiento diario del índice de glucemia (nivel de glucosa en sangre) con controles 2 veces al día. De forma orientativa los niveles correctos de glucosa son (80 – 110 mg/dl) en ayunas o (80 – 145 mg/dl) después de la comida. Valores de (110 – 140 mg/dl) en ayunas o (146 – 180 mg/dl) después de comer merecen cierta precaución. Sin embargo en el caso de superar valores de 140 mg/dl en ayunas o presentar un nivel de glucosa superior a 180 mg/dl después de comida requiere una consulta inmediata al médico especialista dado que se trata de una situación de riesgo.

Asociadas a la enfermedad de diabetes surgen una serie de complicaciones secundariasque tienen serias consecuencias igualmente en la vida del paciente afectado, y que constituyen a su vez un cuadro sintomático característico. Entre dicha sintomatología destaca: el retraso en la curación de las distintas heridas que se producen en el cuerpo, la dificultad para recuperar infecciones recurrentes tipo Cándida e infecciones del tracto urinario, respiratorias y erupciones en la piel. A su vez se produce un aumento de la necesidad de ir al servicio para realizar la micción ya que los pacientes diabéticos tienen riñones hiperreactivos con la necesidad de eliminar los excesos de glucosa en sangre. Igualmente se produce un aumento importante de la necesidad de comer al igual que un aumento considerable de la sed ya que hay que reponer la intensa pérdida de líquido.
El agotamiento y la pérdida de peso de manera repentina e inexplicable en unos meses son factores a tener en cuenta. Los picos de hiper- e hipo- glucemia van a provocar también cambios de conducta en los pacientes afectados. Adormecimiento y pérdida de visión también son destacables.

En cuanto al tratamiento es mucho y diverso pero siempre bajo supervisión del médico. Existenfármacos hipoglucemiantes vía oral, tratamientos con insulina a través de inyecciones, plumas para la inyección de insulina, jeringas precargadas, etc.

Entre las precauciones que debe incluir un paciente diabético en su rutina diaria destacamos:

• Seguir una alimentación cuidada basada en dieta mediterránea con la que aumentamos el consumo de frutas y verduras mientras que el consumo de grasas y azúcares hay que intentar reducirlos al igual que las frituras.
• Realizar ejercicio físico unos 30 minutos al día.
• Cumplir el tratamiento médico prescrito y realizar un seguimiento de los niveles de glucosaa lo largo del día.
• Estaremos educados frente a la patología ya que así las complicaciones serían menores.
 Actitud positiva frente a la enfermedad ya que la diabetes no incapacita.
• Evitar factores de riesgo adicionales como sobrepeso, tabaco, alcohol.