¿Curar o cuidar?

26/08/2015 - Juan Blanco
¿Curar o cuidar?

El profesional sanitario más cercano que tiene cualquier ciudadano es su farmacéutico, estamos en todos los barrios de todas las poblaciones, de esta cercanía nace una confianza y un conocimiento mutuo que es una gran oportunidad para conseguir mejorar la calidad de vida de cada paciente.

El paciente español en líneas generales lo podíamos clasificar, excepciones aparte, como una persona de unos 65 años o más con varias enfermedades crónicas y con la necesidad de tomar un número considerable de medicamentos. En la mayoría de los casos, entre las personas que se encuentran en esta situación, se repite un patrón de comportamiento que nos preocupa en la farmacia porque existe un alto grado de desinformación, es decir, el paciente desconoce la posología, las interacciones, las posibles reacciones adversas, tampoco esta informado de los factores de riesgo o que hábitos saludables podrían mejorar mucho su estado de salud. Encontramos un alto número de abandono de tratamientos, lo cual imposibilita la consecución de buenos resultados que mejoren el estado de salud de las personas. Observamos que muchas personas se sienten medicalizadas, y no le encuentran sentido a lo que les pasa.

Ya somos muchos los farmacéuticos que pensamos que ha llegado el momento de dar un paso al frente y evolucionar, tenemos la oportunidad de pasar del concepto "curar síntomas de enfermedades" y evolucionar hacia las técnicas de "cuidar mejor de nuestros ciudadanos". En las farmacias las personas pueden consultar todas las dudas sobre sus problemas de salud y mejorar así su calidad de vida cuando empiezan a surgir las enfermedades crónicas.

Todos los profesionales de nuestro equipo estamos convencidos que podemos hacer mucho más por cada caso de cada persona que nos solicita un consejo de salud, nuestro objetivo es ayudar a cuidar de las personas que padecen ciertas enfermedades, y desconocen como utilizar sus tratamientos correctamente.

El objetivo principal de nuestro proyecto es conseguir que la cercanía entre nuestra farmacia y nuestro barrio permita a las personas que lo necesitan, especialmente a los grupos de mayor riesgo como son personas mayores y pacientes crónicos, alcanzar el mejor servicio posible para sentirse bien cuidado.

Juan Blanco Vicente.
Farmacéutico