Cuidado de los ojos

14/02/2015 - Pedro Martínez | Farmacéutico
Cuidado de los ojos

La conjuntivitis es una infección ocular bacteriana o vírica, relativamente frecuente tanto en población adulta como en niños, que cursa con irritación de la mucosa ocular. Es altamente contagiosa y se produce cuando los vasos sanguíneos de la conjuntiva que cubren la parte blanca de los ojos se irritan e inflaman causando la típica coloración rosácea o rojiza de la misma. Una de las formas más frecuentes de contagio y desarrollo de conjuntivitis es por el contacto de manos sucias por tanto es importante mantener siempre una adecuada higiene de manos. Otras causas habituales de conjuntivitis no contagiosas son alergias, típicamente estacionales, exposición a sustancias irritativas como el agua clorada de las piscinas o por el uso de lentes de contacto.
 

La sintomatología no suele ser complicada pero si molesta siendo fácilmente detectable, pudiendo destacar entre los síntomas habituales:
 
• Presencia de legañas matutinas en el ojo o pestañas afectadas desde el comienzo del día. Suele ser más significativo al levantarse ya que se tienen los ojos pegados sin prácticamente poder separarse.
• Enrojecimiento o inflamación de los ojos por lo que hemos de intentar tener una buena limpieza ocular de los mismos. Suele afectar a un único ojo pero si la limpieza no es buena puede llegar a afectar a ambos.
• Otro factor desencadenante puede ser el ojo seco que lleva a una secreción de lágrima que contienen enzimas y anticuerpos para poder eliminar la bacteria.
• Picor excesivo y sensación de ardor a nivel ocular que pueden llegar a durar una semana.
• Inflamación del párpado superior en casos muy graves.
• Sensación de suciedad (arenilla) en el ojo afectado.
• Visión borrosa, alterada, sensibilidad a la luz por lo que se suele recomendar el uso de gafas de protección.
 

El tratamiento de la conjuntivitis dependerá de la causa que la ha provocado. En la mayoría de los casos es leve y se cura por si sola si es una conjuntivitis alérgica o viral pero si hablamos de conjuntivitis bacteriana, el tratamiento de elección suele ser un antibiótico en forma de colirio o pomada oftalmológica. Si se produce en niños se necesita una consulta previa con el médico pediatra para establecer la relación beneficio-riesgo debido a que la seguridad de este tipo de fármacos en menores de dos años no está demostrada en su totalidad. En ningún caso se recomienda la automedicación.
 

A continuación os presentamos una serie de consejos que pueden ser de vuestra utilidad para laprevención y tratamiento de la conjuntivitis:
 

• Uso de toallitas oftálmicas para la limpieza de los ojos.
• En caso de conjuntivitis, evitar por todos los medios tocarse el ojo no infectado si previamente se ha tocado el ojo infectado ya que existe una gran probabilidad de propagar la infección al ojo sano.
• Buena higiene tanto de manos como a nivel ocular.
• Precaución con los cosméticos oculares, se recomienda el cambiarlos con regularidad y no compartirlos con ninguna otra persona.
• Aquellas personas que usen lentes de contacto tienen que mantener la limpieza de las mismas para evitar la introducción y proliferación de microbios. Si una persona que usa lentes de contacto desarrolla un cuadro de conjuntivitis, debe desechar las mismas desde la detección del proceso infeccioso ya que la probabilidad de que sean la causa de la infección es muy elevada.
• Si el cuadro clínico se presenta en niños se aconseja lavado con suero fisiológico varias veces al día como primera medida de rescate previa consulta con el pediatra.
 

Un saludo, espero que sean de utilidad estos consejos y no dudes en contactar por mail si tienes alguna consulta.