Cuando y Cómo Tomar Vitaminas

14/09/2015 - Rosa Sancho y Pedro Martínez
Cuando y Cómo Tomar Vitaminas

Con la llegada del Otoño muchos de nosotros buscamos fortalecer nuestro organismo para prevenir posibles infecciones a consecuencia del frio, la lluvia, el viento y los cambios bruscos de temperatura. Para ello hacemos uso de los suplementos vitamínicos, los cuales pueden variar tanto en la composición como en la cantidad de vitaminas. Además, muchos de ellos, no solo llevan las vitaminas propiamente dichas sino que también pueden ir acompañados de minerales u otras sustancias específicas para cada situación especial.

Tipos de Vitaminas

Debemos saber que no todas las vitaminas son iguales. Por ejemplo, las vitaminas liposolubles ( vitamina A,D,E y K ), son acumulables en nuestro organismo, almacenándose en nuestros tejidos y su exceso puede resultar tóxico. Por ello, su consumo dentro de los suplementos vitamínicos debe estar controlado en dosis y supeditado a un tiempo concreto. Aun así, hay que tener en cuenta que estas vitaminas son esenciales para determinados procesos. Por ejemplo, la vitamina A o retinol es fundamental para una correcta visión y para una buena función de la piel y mucosas. La vitamina D o calciferol promueve la absorción de calcio por parte de los huesos favoreciendo la mineralización ósea. La vitamina E o tocoferol es un potente antioxidante y por último la vitamina K es importante para los procesos de la coagulación sanguínea.

Otro tipo de vitaminas son las denominadas hidrosolubles (vitaminas del grupo B y vitamina C ). A diferencia de las anteriores, éstas no se acumulan en nuestro organismo y se eliminan a través de la orina por lo que su aporte debe ser diario. Las vitaminas del grupo B están formadas por un grupo de ocho vitaminas cuya función está relacionada con el metabolismo celular. Y por último la vitamina C o ácido ascórbico, es fundamental para el mantenimiento del colágeno y como antioxidante.

Vitaminas y alimentación

Una alimentación equilibrada y variada nos aporta la cantidad adecuada de estas sustancias ayudándonos a un desarrollo saludable. No obstante, cuando la alimentación falla o se dan situaciones especiales que nos pueden llevar a una carencia nutricional, tales como el estrés, los estudios, preparaciones deportivas, etc... necesitaríamos un aporte extra de ellas.

Cada persona, debe elegir el suplemento que mejor se adapte a las necesidades específicas de cada momento. Por ejemplo, personas que busquen fortalecer su sistema inmunitario para prevenir posibles resfriados, pueden escoger aquellos productos que contengan en su composición vitaminas C, E, A, e incluso minerales como el Zinc. Algunos de estos productos pueden ir acompañados de plantas medicinales como la Equinacea que se utiliza para combatir y prevenir resfriados comunes.

Para estudiantes que necesitan aumentar su rendimiento pueden optar por los complejos que incluyen vitaminas del grupo B y minerales como el fósforo. Igualmente el eleuterococo (planta medicinal) así como los neurotransmisores colina y fosfatidilserina facilitan el proceso de aprendizaje.

Existen en la farmacia una gran variedad de productos, hacer una elección adecuada es muy importante para obtener los resultados esperados. Nosotros como farmacéuticos, os podemos aconsejar cual es el complemento vitamínico que mejor se puede adaptar a cada persona.

Un saludo, espero que sean de utilidad estos consejos y no dudes en contactar por mail si tienes alguna consulta.