Cuando la noche se hace muy larga

15/06/2015 - Pedro Martínez
Cuando la noche se hace muy larga

El insominio es la dificultad para iniciar y poder conciliar el sueño. El ciclo del sueño es muy variable pero en condiciones normales una persona requiere un descanso mínimo de 8h para poder recuperar el nivel de energía necesario para desarrollar su actividad diaria.

UN ORÍGEN VARIABLE NO SIEMPRE FÁCIL DE DETRMINAR

Los trastornos de insomnio pueden tener orígenes muy diversos que van desde situaciones puntuales que no requieren una mayor consideración, hasta verdaderos problemas de salud y patologías que alteran gravemente el bienestar de las personas que lo padecen. Las causas principales de insomnio son el estrés, la ansiedad, la depresión así como alteraciones del ritmo circadiano, como el conocido “jet lag” de los viajeros transoceánicos.

El consumo de fármacos ansiolíticos e inductores del sueño se ha disparado en las últimas décadas como consecuencia del aumento de los niveles de stress en las sociedades desarrolladas, siendo una herramienta útil en muchos casos, pero estando totalmente desaconsejada en otros. El uso de este tipo de fármacos, cuyo mecanismo de acción es bastante delicado ya que actúan sobre el sistema nervioso central, no siempre se realiza de forma controlada y responsable. Gran parte de la sociedad ha perdido el sentido de ‘precaución’ que requieren el consumo de estos medicamentos, y ante situaciones de Trastornos del Sueño se lleva a cabo la automedicación no controlada sin prescripción médica, o bien se prolongan indefinidamente la ingesta de estos productos por encima del periodo de tratamiento prescrito por el especialista, lo cual supone un alto riesgo de desarrollar dependencia y tolerancia por parte del afectado, así como padecer los efectos secundarios derivados de su consumo.

ARSENAL TERAPÉUTICO CONTRA EL INSOMNIO

La batalla contra el insomnio se debe abordar según las características y el nivel de gravedad, y no siempre requieren el consumo de ningún producto, siendo la introducción de unas pautas de vida saludables en muchas ocasiones la solución apropiada. Para aquellas personas que necesitan recurrir a algún agente inductor existen distintas alternativas terapéuticas que a continuación enumeramos agrupadas de menor a mayor potencia:

1. Medicina Natural: Infusiones y hierbas naturales como por ejemplo valeriana, melissa, pasiflora, etc, que tienen un bajo riesgo de efectos secundarios. Se pueden encontrar fácilmente en farmacias formuladas en forma de filtros, hierbas para preparar, cápsulas o pastillas.

2. Preparados Homeopáticos: La homeopatía siempre es una disciplina bastante controvertida, pero para las personas que confían en la validez de sus tratamientos existen preparados homeopáticos que pueden tomar toda la familia ya están exentos de reacciones adversas. Se recomienda administrar unos 30 minutos antes del descanso.

3. Melatonina: La melatonina es hormona natural que posee nuestro cuerpo para regular los ciclos del sueño. Existen estudios que sugieren que los preparados de melatonina tienen efectos aceleradores del sueño sin embargo es aconsejable consultar con el médico o farmacéutico antes de empezar a usarla regularmente.

4. Antihistamínicos H1 como la Doxilamina, tiene la capacidad de provocar somnolencia y es recomendado para casos leves de insomnio, pudiendo adquirirse sin necesidad de receta médica.

5. Fármacos psicótropos inductores del sueño e hipnóticos: Se trata de los productos más efectivos, pero a su vez los cuales requieren un consumo más controlado por el riesgo de efectos secundarios dado que actúan sobre el Sistema Nervios Central. Requieren receta médica para ser dispensados y a diferencia de los otros grupos, crean dependencia por lo que la retirada del tratamiento se debe hacer de forma progresiva y bajo control médico.

UNA BUENA HIGIENE DEL SUEÑO REDUCE EL RIESGO DE INSOMNIO

Desde Farmacia Blanco Vicente recomendamos el uso responsable de este tipo de productos y os proponemos las siguientes pautas para aquellas personas que padezcáis algún tipo de insomnio:

  • Evitar la toma de bebidas estimulantes alcohol, chocolate, café, té.
  • Evita la práctica deportiva nocturna ya que puede dificultar la conciliación del sueño.
  • Procura poner respetar las horas de sueño, y mantener una rutina de horarios constante y adecuada.
  • Asegúrate que no existen factores externos que pueden afectar a la calidad de tu sueño como ruido o exceso de iluminación, y trata de minimizarlos en la medida de lo posible.
  • Evita realizar cenas copiosas.
  • Si sufres trastornos de insomnio trata de evitar la siesta a mediodía ya que, aunque te permite afrontar la tarde con un sonrisa y vitalidad, no es aconsejable para tu rutina del sueño.

Por último os recordamos que la mayoría de hospitales poseen Unidades del Sueño específicamente dedicadas a la ayuda y tratamiento de pacientes con trastornos de insomnio.

Un saludo, espero que sean de utilidad estos consejos y no dudes en contactar con nosotros aquí si tienes alguna consulta.