Corticoides de Uso Tópico

26/06/2015 - Marta Muñoz
Corticoides de Uso Tópico

Los corticoides, glucocorticoides o corticoesteroides son medicamentos que se prescriben en su forma de administración tópica (cremas y pomadas) para el tratamiento de eccemas, brotes de dermatitis atópica y psoriasis,  patologías que cursan con enrojecimiento, alteración de la piel, descamación, formación de placas y picor. Estos productos se utilizan por su amplia capacidad antiinflamatoria y antipruriginosa y deben ser recetados por el médico dermatólogo, utilizándose en la forma y duración de tratamiento que el mismo estime adecuado.

Clasificación de Corticoides de Uso Tópico

Existen distintos tipos de corticoides tópicos clasificados en función de su potencia en cuatro grupos I, II, III y IV respectivamente. La elección del producto apropiado se realiza en función de las características de la piel del paciente y la zona de aplicación. Para zonas de pieles finas y sensibles tales como mucosas, genitales, párpados se prescriben corticoides de baja potencia perteneciente al grupo I (Hidrocortisona 1%), mientras que para áreas de piel más gruesa como manos, pies, piernas o uñas los tratamientos empleados llegan hasta corticoides del grupo IV (Halometasona). Para la cara, por ejemplo, se recomiendan corticoides de potencia baja o intermedia, y en caso de que sea necesario de alta potencia pero durante un periodo de tiempo limitado.

Consejos Básicos para la Aplicación de Corticoides Tópicos:

  • Hidratación de la piel previamente a la aplicación del corticoide. La correcta hidratación cutánea favorece la capacidad de penetración del principio activo, de manera que facilita el desarrollo de su efecto. Se recomienda, por tanto, aplicarlo después del baño o ducha, o en combinación con tratamientos de hidratación como la urea.
  • Aplicación en capa fina: Estos productos deben aplicarse en capa fina sobre la piel y no en capa gruesa para minimizar la absorción sistémica del mismo. En el caso de aplicación en niños habrá que tener un especial cuidado ya que poseen una piel más fina y una relación superficie corporal/peso mayor de manera que se corre el riesgo de que productos aplicados en la piel pueden llegar a ser absorbidos y pasar a la sangre, una situación que es importante evitar.
  • Aplicar 1 vez al día, mejor por la noche y nunca en zonas demasiado extensas.
  • Cubrir la zona de aplicación siempre que sea recomendado por el médico prescriptor. La oclusión de la zona de aplicación (cubrirla con apósito plástico) favorece la penetración del producto debido al incremento local de la temperatura y el mantenimiento de la hidratación. Está oclusión, sin embargo, no siempre es adecuada ya que existe riesgo nuevamente de paso de corticoides a circulación sistémica, y por tanto no debe superar en ningún caso un periodo superior a 12 horas.
  • Elegir la forma de administración adecuada para cada caso.  Los corticoides tópicos existe formulados en distintas presentaciones como ungüento, pomada, crema y loción que determinan su potencia siendo el ungüento, por su densidad y la oclusión que produce, el que más se absorbe seguido de la pomada, y por último la crema. Las lociones se utilizan en superficies más extensas o cuero cabelludo.

En líneas generales los tratamientos no deben superar los 7 – 10 días, son productos muy eficaces y muy prescritos pero tienen efectos secundarios por lo que su uso debe quedar restringido y buscar alternativa si fuese necesario. Los efectos secundarios dependerán de la potencia del corticoide administrado y las características de la zona tratada.

Efectos Secundarios Descritos para Corticoides Tópicos

En general, los efectos secundarios más frecuentemente reconocidos son:

  • Atrofia de la piel, adelgazamiento, se hace fina.
  • Estrías, ulceración, mala cicatrización de heridas.
  • Irritación, picor y sequedad.
  • Son medicamentos fotosensibilizantes, que producen reacciones en la piel cuando esta está expuesta a los rayos solares. Hay que evitar la exposición al sol durante el tiempo que dure el tratamiento pero no solo de la zona de la piel que se haya tratado sino de todo el cuerpo ya que pueden aparecer manchas a corto plazo y enrojecimiento de la piel que muchas veces se confunde con quemaduras solares.
  • Resistencia a estos medicamentos por uso continuado de los mismos, dejando de ser eficaces.

Desde Farmacia Blanco Vicente recomendamos como alternativa al uso de corticoides topicos, o para combinar el tratamiento reduciendo los periodos de exposicion a corticoides, la crema Eucerin Atopicontrol Forte de laboratorios Eucerin. Eucerin Atopicontrol Forte es un producto formulado en forma de crema, con una eficacia demostrada idéntica a la crema de hidrocortisona al 1 % consiguiendo así los beneficios de la misma pero evitando sus efectos secundarios. En cualquier caso nuestro consejo siempre es consultar con el especialista dermatólogo e informarte adecuadamente con tu Farmacéutico ante es la utilización de cualquier tratamiento para el cuidado de tu piel.